Parroquia de San Pedro Apóstol

El Templo Parroquial

Pedro Muñoz

Parroquia de San Pedro Apóstol - Pedro Muñoz (C. Real)La localidad de Pedro Muñoz, situada en el extremo nordeste de la provincia de Ciudad Real, y perteneciente al Arciprestazgo Mancha Norte, consta de 8.650 habitantes (2012), de los cuales el 94% son católicos, distribuyéndose el resto en las confesiones de la Iglesia Evangélica de Filadelfia (comunidad gitana), y ortodoxos, evangélicos y musulmanes procedentes de otras regiones del mundo.

El titular de la parroquia es San Pedro Apóstol, y su patrona Nuestra Señora de los Ángeles.

“Atienden en la actualidad la pastoral de la parroquia los sacerdotes D. Damián Díaz Ortiz (Párroco) y D. Miguel Francisco Moraleda Jiménez, junto con una Comunidad de religiosas Hermanas de la Caridad del Sagrado Corazón de Jesús: Hna. Ramona Muñoz Esquinas, Hna Conchita Calavia Balduz y Hna Lúcia Tchingolo.”

El Templo

El actual templo se comenzó a construir a principios del s. XVIII. Pero la historia parroquial no comienza en 1700, sino que ya existía un anterior templo parroquial, al principio consagrado a S. Antonio de Padua y que se comenzaría a construir hacia mediados del s. XIV, cuando empiezan a notarse los primeros brotes de Peste Negra en Europa y también en Pedro Muñoz. Por eso, la iglesia será consagrada al patronazgo de S. Antonio de Padua, santo considerado muy milagroso.

Debido a la virulencia de las epidemias, la villa de Pedro Muñoz se ve muy mermada en su población, hasta convertirse hacia finales del s. XV en unas pocas quinterías de El Toboso. Lógicamente, la iglesia de S. Antonio se abandonó.

El s. XVI supuso una mejoría y un crecimiento en población para la villa. Por tanto, se produjo un interés por reconstruir la Capilla Mayor y celebrar el culto conveniente. Hacia 1524, se lleva a cabo la ampliación y renovación de la antigua iglesia de S. Antonio con la nueva advocación de S. Pedro Apóstol. La antigua iglesia tendría una estructura muy humilde, caracterizada por la utilización de la mampostería y el tapial para sus muros, reservando las maderas para las cubiertas.

La concesión de villazgo a Pedro Muñoz trajo aparejada una mejoría considerable en el nivel de vida de sus vecinos, haciendo posible un crecimiento poblacional que muy pronto iba a requerir un nuevo espacio parroquial. Y así, en octubre de 1700 el Concejo se reúne para tomar la decisión de fundar un nuevo templo parroquial. La ceremonia de colocación de la primera piedra tuvo lugar el 8 de septiembre de 1700 en el sitio que ocupa actualmente nuestra iglesia. El maestro de obras fue Francisco Antonio de la Fontecilla hasta el 26 de febrero de 1701; desde aquí hasta la finalización de las mismas se encargó Francisco de la Vega.

En 1712 se inauguró una parte del templo, y se inició el traslado de imágenes desde el antiguo templo. La inauguración total no se produjo hasta el 16 de febrero de 1718 y la torre no se concluyó hasta el año 1721.

Parroquia de San Pedro Apóstol - Pedro Muñoz (C. Real)La iglesia es una cruz latina, estilo español de la época, con bóveda de medio cañón y relieves de yeso en forma geométrica. En el centro del crucero se alza una esbelta cúpula de media naranja sobre las bases de las cuatro columnas y arcos torales con pechinas, rematando en una linterna de ocho ventanas, que en el interior coinciden con los remates redondos de los ocho relieves y dan gracia al conjunto. La construcción al exterior es de piedra de sillería en las esquinas y remates del zócalo. El resto es de piedra vista y argamasa. La cúpula de media naranja se remata al exterior con un templete octogonal coronado por una alta veleta de hierro. La torre es de la misma construcción, un poco más estrecha desde la mitad de su altura y termina en un ancho cornisamiento sobre el que se levanta una balaustrada o baranda de piedra de sillería, con remates redondos en cada una de las columnitas que lo forman.

El año 1993 se procedió a una obra de restauración y mejora del interior del templo, modificando el presbiterio, dotándolo de calefacción por suelo radiante, y embelleciéndolo con pandeoro y pinturas del artista local José Manuel Exojo.

En julio del 2009 se comenzó la obra de restauración exterior, que consistía en la sustitución de la cubierta completa del templo, que se encontraba en muy mal estado, con goteras y gran deterioro de la madera, así como el picado y rejuntado de todo el perímetro de la fachada. El presupuesto de la obra era de 522.000 euros, y para pagar este importe se consiguió un convenio con la Junta de Comunidades de Castilla la Mancha, que se comprometió a pagar el 50%, mientras que la otra mitad quedaba a cargo de la parroquia.

Desgraciadamente, el 18 de enero de 2010 un desgraciado accidente provocó el derrumbe de la cúpula del templo durante los trabajos de restauración, arrastrando consigo a dos obreros, uno de los cuales falleció casi en el acto.

Las obras quedaron detenidas durante unos meses, y posteriormente se procedió al desescombro y restauración de la cúpula en primer lugar, para continuar después con el resto de la obra pendiente.

Finalmente, el 17 de abril de 2011, domingo de Ramos, nuestro Obispo D. Antonio Algora procedió a la reapertura del templo ya completamente remozado, consolidado y embellecido.