Parroquia de San Pedro Apóstol

¿Año Nuevo?

¿Año Nuevo?

¿Año Nuevo?

¿Qué diferencia hay entre ayer y hoy?

Quizás , algunas huellas en el cuerpo:

cambio de color en el cabello

y algún centímetro traicionero

que delata la cintura.

 

La novedad siempre está en el corazón,

en las bodegas interiores,

en el murmullo de los sueños,

en la ola de ilusiones

y en el arte de recrear la vida.

 

ES AÑO NUEVO

para el que se levanta con el empeño

de corregir los errores del año pasado,

para el que saca, de lo hondo del ser,

recursos para vivir, con pasión, el naciente día.

 

ES AÑO NUEVO

para que el que estrena una mirada limpia,

para el que se fija en las personas,

para el que destila ternura en las relaciones

y deja a su paso una estela de paz.

 

ES AÑO NUEVO

para el que enjuga lágrimas,

para el que reparte sonrisas

para el que acaricia las relaciones

con los abrazos del alma.

 

ES AÑO NUEVO

para el que olvida el pasado,

construye el futuro a golpe de esperanza,

y, especialmente, para el que supera las derrotas,

con los bríos de los triunfadores.

 

ES AÑO NUEVO

para quien es maestro en el arte

de ir , al encuentro de los que sufren,

con la medicina del beso

y la mochila rebosante de amor.

 

AÑO NUEVO

tiempo para compartir semillas

preñadas de vida

y salir a los caminos cantando,

bajo el Sol de la alegría,

que HOY nace un tiempo NUEVO para la humanidad.

 

¡FELIZ AÑO NUEVO!

 

Pedro Jesús Mohedano Santibáñez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *